sábado, 23 de agosto de 2008


Último fin de semana de verano. Parece imposible que ya esté terminando. Del verano puedo contar poco. Ha sido un verano tranquilo, con algunas escapadas de fin de semana y poco más.

He jugado a ser mayor:
  • He tenido 3 trabajos de mierda y puteantes.

  • Y por primera vez, durante todo el verano una pareja estable (con mi inestabilidad propia, pero más o menos estable).

Creo que estoy empezando a calmarme, ha hacerme un poquito mayor y esto me gusta.


Aunque sigo teniendo mis recaídas como me dice mi madre. Hoy me he comprado un muñeco de pocoyo :) No pude evitar la tentación.

3 comentarios:

NUESTRA HISTORIA... dijo...

Pocoyo, Ja me encanta.
Un saludo y besitos.

Lera dijo...

La verdad es q después de la tormenta siempre llega la calma, y es de agradecer muchas veces ;) sino, dímelo a mi.
Besitos y cuídate!

Sunne dijo...

me encanta pocoyó, mi sobrina es fan number one, le imprimer algo de internet con la cara de pocoyó y lo lleva bajo el brazo doblado como un tesoro (tiene un año)